Ruina en la industria marisquera: cierres en Pontevedra y amenazas para la campaña navideña en Vigo

Ruina en la industria marisquera: cierres en Pontevedra y amenazas para la campaña navideña en Vigo

Las mariscadoras alertan de un "desastre" generalizado, a lo que se unen furtivos en zonas como Vilaboa y Redondela

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Nov.

La mortandad del marisco se extiende por las rías gallegas tras un mes de tormentas y aperturas de presas que provocan un aumento de agua dulce. Así, la de Pontevedra cerrará al marisqueo hasta el 27 de noviembre para esperar a que se recupere el producto y con el objetivo de poder salvar la campaña de Navidad. Sin embargo, en el fondo de la ría de Vigo --Arcade, Redondela y Vilaboa-- son más pesimistas y temen perder la campaña estrella del año. Todo ello unido a la muerte masiva de bivalvos en las rías de Arousa y Muros-Noia de los últimos días.

Las mariscadoras conservadoras y veteranas de Lourizán en Pontevedra están consternadas por la situación que atraviesan los bancos marisqueros. Además, se ha producido una caída de precio "bestial", de más del 50%. Por ello, han decidido realizar una pausa hasta el 27 de noviembre con la esperanza de que las almejas se recuperen y puedan aprovechar algo en la temporada de Navidad. Sin embargo, la preocupación es palpable, pues muchas familias dependen de esta actividad. Las intensas lluvias y las pleamares han causado estragos en los niveles de agua dulce y han desenterrado a las almejas. Este plan de marisqueo a pie cuenta con más de 460 mariscadores.

La patrona mayor también ha destacado la necesidad de buscar soluciones y obtener ayudas por la bajada de productividad. Además, ha solicitado la ayuda de la Administración gallega para enfrentar esta crisis. Por otro lado, se ha descartado la posibilidad de recurrir a un ERTE para los trabajadores de la cofradía, ya que, aunque no haya subastas en la lonja, todavía hay trabajo de oficina. Sin embargo, la incertidumbre continúa y se espera que la flota también se vea afectada a finales de mes.

En Arcade, la presidenta de las mariscadoras, Rita Míguez, ha constatado una alta mortandad de mercancía y la almeja se encuentra en un estado crítico. Afirma que la campaña de Navidad ya está prácticamente perdida, ya que la almeja está debilitada por el agua dulce y se espera una mayor mortalidad en los próximos días. Por su parte, los biólogos están realizando informes para solicitar la paralización debido a la fuerza mayor. La presidenta también ha planteado la posibilidad de investigar una almeja más resistente al agua dulce. En Arcade, alrededor de 80 mariscadoras se han visto afectadas.

En Redondela, la presidenta de las mariscadoras, Ana Belén Sotelino, también ha señalado la alta mortandad en la zona. Además, se ha detectado la presencia de furtivos que están aprovechando la situación para recolectar y vender almejas en mal estado. Sotelino ha pedido ayuda a la Xunta y espera que la situación mejore con el cambio de viento. La presidenta también ha destacado la lamentable situación del berberecho, que ya se considera perdido para esta temporada.

En Vilaboa, la patrona mayor, Mari Carmen Cortegoso, ha expresado su preocupación por la situación y ha denunciado la presencia constante de furtivos en la zona. También se han realizado muestreos para evaluar el alcance de la mortandad. La incertidumbre sobre la campaña de Navidad es evidente y las mariscadoras esperarán a ver cómo evoluciona la situación. En Vilaboa, alrededor de 60 mariscadoras se han visto afectadas.

En resumen, la situación es crítica en las rías gallegas debido a las tormentas y al aumento de agua dulce causado por las aperturas de presas. Las mariscadoras están preocupadas por la mortandad masiva de bivalvos y por la caída de los precios. Existe el temor de perder la campaña de Navidad, que es vital para muchas familias. Se espera que se tomen medidas urgentes y se brinde ayuda tanto a las mariscadoras como a las comunidades afectadas.

Tags

Categoría

Galicia