Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

Abanca critica la agenda medioambiental y defiende la solidez de la banca

Abanca critica la agenda medioambiental y defiende la solidez de la banca

El presidente de la Xunta ve un "aliado" en el sector financiero y compromete un presupuesto para 2024 "prudente" y "realista"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Sep.

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, ha reivindicado que "la banca se ha fortalecido" y es hoy un "robusto y funcional motor" para España.

Sin embargo, ha advertido de la existencia de "problemáticas" de las que no se puede evadir como el proceso de descarbonización, ámbito en el que ha considerado que la agenda es "muy exigente" para el sector y que esta no se ve "correspondida" ni por lo que se pide ni por la información disponible por parte de las empresas.

En concreto, Escotet se ha mostrado preocupado por que "este titánico reto descanse demasiado en la banca" a través de una "agenda muy exigente para los bancos que no se vea correspondida ni por las exigencias ni por la información disponible" por parte de sus empresas clientes.

Lo ha trasladado en su intervención en la bienvenida de la jornada 'Diálogos con el sector bancario por el progreso económico y social', que se celebra este jueves en Santiago.

En su discurso, ha resaltado que en la actualidad "la sociedad española cuenta con una banca calificada como una de las más sólidas de Europa" y se ha referido a los logros durante la pandemia y "haciendo frente a los estragos de la guerra contra Ucrania".

Tras apuntar datos como la "holgura" de liquidez y bajada de la tasa de morosidad, el presidente de Abanca ha recordado los seis principios de banca responsable de la ONU anunciados en septiembre de 2019, desde cuando su entidad y otras han ido suscribiendo "compromisos concretos".

Sobre "problemáticas que no se pueden evadir", ha señalado a sostenibilidad y transformación digital. Al respecto del primero de los retos, ha apostado por un "esfuerzo" hacia la descarbonización que suponga un "proceso ordenado que minimice los efectos económicos negativos y capture las oportunidades".

En este extremo, ha constatado que los bancos tienen que "canalizar flujos de capital hacia una economía más sostenible", así como "incorporar" el riesgo "transición" y el "físico". Ha sido en este punto en el que ha alertado del hecho de que este "titánico reto descanse demasiado en la banca".

En cuanto al "desafío" de la transformación digital, ha llamado a "evitar" que la brecha digital "desencadene exclusión financiera", mediante la atención a los mayores.

Para eso, ha destacado que Abanca duplicó las oficinas con horario ampliado y amplió también la atención telefónica "personal". Junto a ello, ha abogado por "seguir trabajando en educación financiera y en la eliminación de esa brecha digital".

"Mejorar la accesibilidad a los servicios financieros forma parte esencial del compromiso social de la banca", ha proclamado, con el "reto de mantener servicios en zonas rurales cada vez más despobladas".

Para Escotet, Galicia "se convierte en una buena referencia" en este apartado, por su nivel de dispersión y que al mismo tiempo "se sitúa como la comunidad con mayor accesibilidad al servicio financiero".

En concreto, ha asegurado que el 98% de los municipios gallegos tienen "acceso efectivo" y ha dicho que "esto es así porque Abanca hizo el esfuerzo de mantenerse en 177 municipios de los que se habían marchado el resto de entidades".

En la bienvenida ha participado también el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, quien ha situado a la banca como un "aliado" de las administraciones y se ha comprometido a elaborar unos presupuestos para 2024 "prudentes" y con previsiones "realistas" frente a la "inestabilidad" del sistema político español.

Rueda también se ha referido a la dispersión y al envejecimiento de la población gallega, para resalta que son precisos los servicios financieros "y la banca está ayudando".

Tras indicar que "la administración no crea riqueza por sí misma" y "los empresarios no son enemigos de nadie", sino que "tienen que ser aliados", ha rechazado ataques a la banca "cuando hay problemas". "Es un error", ha subrayado.

La "inestabilidad política", ha agregado, "tiene consecuencias", por lo que la Xunta espera "que acabe cuanto antes". Con todo, ha enviado un "mensaje de optimismo desde Galicia", de la que ha presumido de "buenas cifras", si bien "siempre sujetas a revisión y a riesgo de que eso se puede invertir y empezar a ir en la mala dirección".

Su "receta" es "sencilla", según ha resaltado: "estabilidad, confianza y garantías". "Intentamos seguir siendo esa isla donde hacemos cosas tan aburridas todos los años como aprobar un presupuesto en tiempo y forma, intentar compensar ingresos y gastos, no presupuestar como gasto aquello que no se va a generar. Este año va a ser especialmente difícil", ha constatado.

En este sentido, ha lamentado no conocer el techo de gasto, las entregas a cuenta ni el objetivo de déficit. "No nos lo han comunicado", ha dicho.

Con todo, la Xunta, ha apostillado, elaborará su presupuesto "igualmente" y va a "intentar acertar sobre la base de la prudencia".

En cuanto a "garantías", ha aludido a ayudas directas, simplificaciones administrativas y reglas de juego sin cambios para proyectos industriales estratégicos e iniciativas empresariales prioritarias.

Ha aprovechado su turno para reclamar el "desbloqueo" de los fondos Next Generation, porque "hay proyectos potentísimos esperando esa financiación". "Tenemos proyectos maduros que llevan demasiado tiempo esperando financiación. No se ha escogido un buen sistema. No está funcionando. Hay muchas convocatorias todavía en la casilla de salida. El país más descentralizado de Europa no puede tener el sistema más centralizado de gestión de los fondos", ha criticado.

Tras una primera mesa sobre el papel de los bancos como palanca del crecimiento económico, la jornada ha abordado la sostenibilidad en un diálogo de la banca con las empresas.

La moderadora, la directora general de AEB, María Abascal, ha expuesto que el sector "cada vez" otorga "más relevancia" a estos asuntos, una cuestión "estratégica" más allá de "la presión regulatoria, que sin duda es muchísima".

Al respecto, ha llamado la atención sobre la necesidad de que "sea trasversal" en un proceso "lleno de retos" y "también con oportunidades".

Por su parte, el consejero delegado de Abanca, Francisco Botas, ha reivindicado "la ventaja" de