Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

Banda delictiva responsable de 150 asaltos en el norte de España, incluyendo Galicia, es desmantelada

Banda delictiva responsable de 150 asaltos en el norte de España, incluyendo Galicia, es desmantelada

La Guardia Civil ha arrestado a 11 personas, de las cuales 4 ya han sido enviadas a prisión por orden de un juzgado en Huesca.

La organización criminal detenida estaba especializada en asaltar viviendas en áreas rurales aisladas del norte de España, con un total de casi 150 asaltos perpetrados en diferentes localidades, incluyendo varios en municipios gallegos.

Basados en Barcelona, los delincuentes planificaban los robos, llevando a cabo al menos 145 asaltos en chalets y casas unifamiliares en Aragón, La Rioja, Castilla y León, Cantabria, Asturias y Galicia, en los municipios de Outeiro de Rei, Ames, Brión, Oleiros, Teo y Culleredo. Los dos líderes principales fueron detenidos en el aeropuerto de El Prat en Barcelona mientras intentaban huir del país.

La operación 'Volcado' de la Guardia Civil ha resultado en la detención de 11 personas y la investigación de otras 9 (cuatro de los detenidos han sido enviados a prisión por orden del juzgado de instrucción 2 de Huesca), y ha permitido desmantelar esta organización especializada en el robo de joyas, dinero y objetos de valor.

Como resultado de la operación, se han recuperado numerosos efectos sustraídos valorados en 600,000 euros, así como un dispositivo electrónico utilizado para evitar que los perros ladraran en las viviendas, una piedra de toque con reactivos para verificar la calidad del oro y un detector de diamantes.

Los delincuentes, quienes residían en Barcelona, realizaban largos viajes desde sus hogares a poblaciones situadas a 300 o 400 kilómetros de distancia. Cometían entre tres y cuatro asaltos a viviendas cada día, desplazándose entre provincias durante varios días seguidos antes de regresar a Barcelona.

Actuando durante la tarde o noche, los criminales forzaban puertas o ventanas de las viviendas y las desvalijaban en cuestión de minutos. Su principal objetivo eran las joyas y el dinero en efectivo, aunque también robaban teléfonos, relojes y otros objetos de valor.

La organización se dividía en dos grupos: uno operativo y otro de apoyo logístico. También realizaban constantes cambios de vehículos y relevos entre los miembros que cometían los robos, esto con el fin de evitar ser rastreados y dificultar las investigaciones.

Paralelamente al grupo operativo, había otras personas que proporcionaban apoyo logístico, permitiendo que los autores de los robos se ocultaran. Este apoyo consistía en facilitar vehículos, alojamiento y teléfonos móviles para lograr el mayor anonimato posible. A pesar de todos los intentos, los agentes de seguridad lograron trazar una cronología de los robos y descubrir el "modus operandi" y el papel específico de cada miembro dentro de la organización criminal.

Después de una investigación realizada por los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil, se descubrió que los dos líderes principales planeaban abandonar el país desde el aeropuerto de El Prat en Barcelona. Ambos fueron detenidos en el momento en que intentaban huir, llevando consigo joyas, relojes y dinero en efectivo.

Posteriormente, se realizaron registros en varios domicilios donde se detuvo al resto de los miembros del grupo y se recuperó el material robado. La operación fue llevada a cabo por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil en Huesca.