Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

Desmantelada banda de ladrones en Galicia: 15 detenidos por 40 robos

Desmantelada banda de ladrones en Galicia: 15 detenidos por 40 robos

Se trata de un entramado formado por un grupo con lazos familiares y base en el poblado de O Carqueixo

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Ago.

La Guardia Civil ha detenido a 15 personas, once hombres y cuatro mujeres, en las provincias de A Coruña y de Lugo por su presunta participación en al menos 40 robos con fuerza en los que sustrajeron material por un valor superior a los 700.000 euros.

Según ha informado el Instituto Armado, estas detenciones se han realizado en el marco de la operación Salvamorel, que se inició en el mes de marzo. El equipo Roca de la Guardia Civil de Santiago detectó la presencia de alguno de los ahora detenidos en las inmediaciones de naves industriales donde posteriormente se cometieron varios robos.

Posteriormente, los investigadores comprobaron que detrás de la comisión de estos hechos se encontraba un entramado delictivo formado por un grupo con lazos familiares y base en el poblado de O Carqueixo, en Lugo.

La mayoría de los investigados, destaca la Guardia Civil, contaba con un amplio historial delictivo con antecedentes por robos con fuerza e incluso algunos de ellos con numerosas órdenes de búsqueda y detención.

En la madrugada del día 27 de julio se realizaron simultáneamente ocho registros en viviendas de diversas localidades de las provincias de A Coruña y Lugo. En Santiago y Betanzos se llevaron a cabo dos registros, en Melide (A Coruña) los agentes entraron en dos viviendas y en Lugo se realizaron otros cuatro registros en viviendas y en el poblado de O Carqueixo, donde se intervinieron dos escopetas presuntamente sustraídas en A Coruña con los números de serie borrados.

Tal y como detalla la Guardia Civil, los detenidos actuaban coordinados en grupo. Normalmente se desplazaban en varios vehículos para detectar la presencia de las patrullas de policía. Para no ser identificados en el lugar de los hechos, sustraían vehículos que empleaban tanto para acceder al lugar donde cometían los robos como para darse a la fuga sin temor a ser identificados.

Además, cuando eran detectados por las patrullas policiales, "no dudaban en huir a gran velocidad poniendo el peligro la seguridad del resto de conductores", por lo que también se les imputan diversos delitos contra la seguridad del tráfico.

En otras ocasiones, cuando eran sorprendidos participando en los robos con los vehículos de su propiedad, presentaban denuncias de robo en los cuarteles simulando que se los habían sustraído, motivo por el cual también se les imputan varios delitos de denuncia falsa y simulación de delito.

El objetivo preferido de la banda eran los robos en naves industriales y almacenes de material eléctrico, donde sustraían las bobinas de cable de cobre. Los detenidos preparaban el cobre para su venta retirando la goma y el plástico de la cubierta. Para ello, empleaban dos máquinas industriales de pelar cable, que fueron localizadas en los registros domiciliarios.

Asimismo, robaban camiones o furgones que empleaban para el transporte del material robado. Incluso en algunas ocasiones llegaron a robar simultáneamente camiones para el transporte de las pesadas bobinas de cable y turismos que utilizaban como lanzaderas que les permitían detectar la presencia policial en la carretera antes de que pasase por el lugar el vehículo que portaba el material robado.

De hecho, este fue el método que utilizaron en un robo de bobinas de cobre, valoradas en más de 40.000 euros, perpetrado en un almacén de material eléctrico en el término municipal de Ordes (A Coruña).

En todo caso, los detenidos cometieron robos en toda la comunidad autónoma, principalmente en las provincias de A Coruña y Lugo. Robaron en naves y almacenes, en establecimientos comerciales de maquinaria y herramientas, en canteras, en segundas viviendas situadas en zonas aisladas o en talleres mecánicos.

Además, se hicieron con un importante número de vehículos que utilizaban para cometer los robos, principalmente de una marca, un modelo en el que se habían especializado para vulnerar sistema de seguridad del encendido.

En las intervenciones en las viviendas de los detenidos, los agentes encontraron numerosos efectos procedentes de los robos: televisores, maquinaria, herramientas, equipos de sonido, armas de fuego, pistolas simuladas, neumáticos o cable de cobre, entre otros.

El material intervenido es solo una pequeña muestra de la gran cantidad de efectos sustraídos, ya que los investigados procuraban deshacerse de la mayor parte del material en las horas siguientes a la sustracción.

Los robos eran cometidos por la noche trasladando de inmediato los efectos hasta O Carqueixo, donde lo ocultaban. Unas horas más tarde, otros componentes del grupo se encargaban de transportarlo y venderlo a cientos de kilómetros, fuera de la provincia o incluso en otras comunidades autónomas, empleando para el traslado vehículos furgón de empresas de alquiler, lo que les permitía dificultar que las fuerzas y cuerpos de seguridad pudiesen detectarlos.

La investigación se ha llevado a cabo bajo la dirección del juzgado de instrucción número 2 de la localidad de Ordes (A Coruña), estando prevista nuevas detenciones a lo largo de la semana.

Uno de los detenidos ya ha ingresado en prisión y el resto de los investigados han quedado en libertad con la obligación de presentarse periódicamente en el juzgado.

La subdelegada del Gobierno en A Coruña, María Rivas, ha visitado este martes el cuartel de la Guardia Civil de Santiago, donde se encuentra almacenado parte del material intervenido.

Allí, Rivas ha felicitado a todos los efectivos implicados tanto en la investigación como en el esclarecimiento de esta operación y ha puesto en valor, una vez más el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.