Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

Activistas de Ecoloxistas en Acción convocados por la justicia tras manifestación en la Cámara Minera

Activistas de Ecoloxistas en Acción convocados por la justicia tras manifestación en la Cámara Minera

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 Dic. - Varios activistas de Ecoloxistas en Acción han sido citados por el Juzgado de instrucción número 2 de A Coruña debido a su participación en una protesta frente a la Cámara Oficial Minera de Galicia. Según la entidad ecologista, se presentó una denuncia falsa acusándolos de coacciones que supuestamente tuvieron lugar el 6 de septiembre cuando miembros de la organización llevaron agua contaminada de las minas de San Finx, en Touro, hasta la sede de la cámara.

Sin embargo, fuentes de la Cámara Minera aseguran que no fue la entidad en sí, sino las trabajadoras presentes en ese momento, quienes presentaron la denuncia por considerar que se violó su intimidad al ser grabadas en un video sin su permiso.

Estas fuentes también señalan que el día de la protesta se informó a la Policía Nacional, que identificó a las personas involucradas y afirman que "mintieron sobre su identidad y sus intenciones" para poder ingresar a las oficinas de la cámara.

Por su parte, Ecoloxistas en Acción argumenta que al entregar las botellas de agua contaminada, las ecologistas estaban respondiendo a las declaraciones públicas de la Cámara Minera, en las que afirmaba que no había problemas con la calidad del agua en San Finx, a pesar de los resultados de los análisis realizados en agosto por Augas de Galicia, que revelaron niveles de cadmio, una sustancia tóxica y cancerígena, 78 veces por encima de lo permitido por la legislación. Estos análisis llevaron a Aguas de Galicia a iniciar un proceso sancionador contra la mina.

Ecoloxistas en Acción sostiene que la protesta duró "no más de tres minutos" y fue completamente pacífica, aunque la Cámara la calificó como un "ataque violento" e incluso afirmó que se obligó a las empleadas a beber el agua contaminada.

Según la organización ecologista, esta denuncia es el "último y más absurdo caso de una campaña continua y sistemática de hostigamiento legal por parte del lobby minero, que utiliza acusaciones falsas e infundadas para intimidar y silenciar a las organizaciones que denuncian las irregularidades de la industria minera".

Además, los ecologistas acusan al lobby minero de llevar a cabo esta denuncia como parte de una campaña de intimidación para silenciar las protestas mediante el acoso legal.