Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

Ecoloxistas en Acción: El aire contaminado por ozono afectó al 78% de los gallegos en 2021.

Ecoloxistas en Acción: El aire contaminado por ozono afectó al 78% de los gallegos en 2021.

Un informe de Ecoloxistas en Acción revela que durante este año, el 78 por ciento de la población gallega respiró aire contaminado por ozono. Para obtener estos datos, se analizaron los registros recogidos entre el 1 de enero y el 30 de septiembre en 32 estaciones de control de la contaminación atmosférica.

Estas estaciones forman parte de las redes de vigilancia de la calidad del aire de la Xunta y de otras instituciones, incluyendo instalaciones industriales. Según el informe, 2,1 millones de gallegas y gallegos, lo que representa el 78% de la población, sufrieron la exposición al aire contaminado por ozono troposférico durante la primavera y el verano de este año. A pesar de ello, se destaca que se logró reducir un 40% las superaciones de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en comparación con el promedio entre 2012 y 2019.

El informe explica que el ozono es un contaminante complejo que no tiene una fuente humana directa, sino que se forma en la superficie terrestre debido a la combinación de otros contaminantes llamados precursores. En Galicia, las principales fuentes de estos precursores son el transporte, la maquinaria, la ganadería intensiva, los fuegos rurales, el uso de disolventes y la combustión no industrial. El ozono es un contaminante típico de la primavera y el verano.

Según Ecoloxistas en Acción, debido a las características climáticas de Galicia, con altas precipitaciones y baja radiación solar, la formación de ozono se mantiene moderada en comparación con otros territorios de la península ibérica donde se registran concentraciones más altas.

La organización ecologista destaca que durante el año 2023 se registró el menor número de superaciones de la recomendación de la OMS de la última década, a excepción de los años de la pandemia (2020 y 2021). Sin embargo, el aire contaminado por ozono afectó a toda la población y al territorio gallegos en 2023, excepto en las áreas urbanas de Lugo, Pontevedra y Vigo, que lograron mantenerse por debajo de los tres días de superación del valor recomendado, según se subraya en el informe.